Entrevista de Desarrollo…¡Qué pereza!

Esta exclamación hace que se nos disparen las alarmas a los profesionales que nos dedicamos a la gestión y dirección de personas.

¿Será la misma pereza que nos invade cuando tenemos que limpiar los correos inútiles de nuestro servidor?¿o cuando tenemos que asistir a una reunión que consideramos una pérdida de tiempo?

Lo más probable es que la pereza que suscita la entrevista de desarrollo se asemeje más a la de las reuniones que consideramos menos útiles, pero con matices.

La entrevista de desarrollo es una herramienta valiosa que nos facilita contrastar información sobre la evolución de los proyectos y los avances o dificultades halladas en la consecución de los objetivos marcados. Además, nos permite identificar y reflexionar de forma conjunta sobre las fortalezas, las debilidades y las necesidades de desarrollo más acordes a nuestro desempeño profesional.

Pero lo cierto es que son numerosas las ocasiones, en las que el ambiente emocional que envuelve a este tipo de entrevistas, se ve teñido por la apatía, el estrés de sentirse evaluado, la frustración por los resultados obtenidos, y por el temor a dar y recibir un feedback que no se ajuste a nuestras expectativas.

Conocer el tipo de creencias y emociones que suscitan estos encuentros personales nos permite explorar las actitudes y comportamientos con los que se afrontan este tipo de encuentros. 

Proponemos desarrollar la habilidad de reconocer en nuestro colaborador, cómo se siente, cómo y qué comunica, sus necesidades, preferencias y motivaciones, como punto de partida para establecer un diálogo productivo.

El siguiente paso, es generar una buena conexión empática y para ello necesitamos ser conscientes del impacto que nuestra comunicación y estilo relacional provoca en nuestro interlocutor, en “tiempo real”.

Conocer qué respuestas suscitan nuestras ideas, opiniones, sugerencias, el saber interpretar los silencios y lo que “no verbalizamos” pero nuestro cuerpo expresa, nos permitirá reorientar nuestra conversación hacia el objetivo que se persigue en este tipo de entrevistas.

Para desarrollar esta habilidad, contamos con una herramienta, la Sinergología, cuya metodología de trabajo nos permite analizar e interpretar la actitud, la disposición hacia la comunicación y las reacciones corporales que reflejan nuestros sentimientos, pensamientos, y motivaciones.

Como managers debemos ser capaces de generar compromiso, impulsar el cambio y gestionar emocionalmente a nuestros equipos. De ahí la importancia de desarrollar nuestra Inteligencia Relacional y con ella la capacidad de analizar e interpretar el impacto que el estilo de comunicación y relación provoca en el otro.

 

Roly Navlet Salvatierra

Doctora en Psicología y Sinergóloga

@RolyNavlet         Perfil Linkedin 

 

Anterior

Deja un comentario

*